Cambios de humor

 

«Donde todos piensan igual nadie piensa mucho» Walter Lippmann

 

La embriaguez puede ser una consecuencia del alcoholismo cuando existe una abuso o exceso pero no es necesariamente estar o «frecuentar» este estado para ser enfermo, sino que se puede ser alcohólico perfectamente sin llegar a este extremo continuamente.

Es una mala costumbre social asociar enfermo alcohólico con borracho. Precisamente,los que hemos enfermado solemos tener más «aguante». No es una cuestión de saber o poder beber más, sino de tolerancia al alcohol. Por lo cual,mal síntoma.

Por otra parte, esta enfermedad no se calibra por las veces que vas bebido (cuando entendemos el concepto «bebido» por «colocado»,borracho,embriagado,etc) sino por las conductas que caracterizan y delatan la misma enfermedad:dependencia,necesidad imperiosa de consumir,incapacidad de control sobre los consumos,frecuencias y cantidades fuera de lo normal,años y trayectoria de consumo,etc.

Respecto al titular;los cambios de humor, cuando son provocados por el alcohol es otro síntoma de gravedad que anuncia un problema grande con él.

Por las mañanas estar insoportable y que no haya quien le hable hasta que se ha tomado un par de copas y se estabilice,por mucho que nunca vaya borracho y la líe en el sentido que estamos habituados a generalizar este concepto,no significa que no pueda tener serios problemas de alcoholismo. Todo lo contrario,delata una necesidad de consumir su dosis para poder estar bien, y eso sí que una mala señal.

Nunca debemos tapar o justificar esta enfermedad con frases tan simplonas y a la vez ignorante como:bebe mucho pero nunca se emborracha.[youtube]http://youtu.be/YR5ApYxkU-U[/youtube]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio