¿Bicho raro?

 

Que me llamen bicho raro por no beber es el mejor halago que me pueden hacer.

¿Osea,ahora que no bebo,llevo una vida organizada (alimentación,sueño,ejercicio físico) y me responsabilizo de mis actos y consecuencias es cuándo soy un bicho raro…?

No,¡Qué va,se equivocan! Bicho raro era cuando cada día salía y bebía hasta reventar,cuando apenas comía para que no se me fuera el efecto del alcohol,cuando siempre trasnochaba en busca de aventuras fantasiosas que nunca sucedían,cuando me movía entre esperpentos,surrealistas,personajillos extraídos de un cuadro de Toulouse Lautrec,cuando me arrastraba bajo las luces de neón haciendo el payaso y me iba dejando mi dignidad y autoestima en todas las barras del lugar…

¿Ahora? Ahora no me siento ningún bicho raro por hacer lo que toca.Ahora lo que me siento es un afortunado,un ser privilegiado,una persona que ha tenido la suerte dentro de lo aturdidos y embotados que nos deja el consumo y lo atrapados que nos sentimos,la capacidad y lucidez de reconocer que estaba enfermo y necesitaba ayuda.

¡Qué nadie os «condicione» por no beber! Sólo faltaría que llegáramos a ese extremo de «prohibido no beber porque sino eres un aburrido,un bicho raro!.

Beber se bebe por placer. Todo lo que no sea eso … es ya un síntoma de la decadencia en el consumo,del riesgo,y del posible descenso a los infiernos de la enfermedad de la que una vez dentro,es muy difícil y complejo salir de ella.

[youtube]https://youtu.be/YX2n2EE2hls[/youtube]

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.