Beber menos alcohol puede ser una buena opción …cuando no se está enfermo.

«Debería beber menos o quizá este año me controle más …» son propósitos y buenas intenciones que pueden resultar muy saludables siempre que no se haya enfermado.

Por ejemplo, los bebedores de riesgo (aquellos que están al borde del abismo y les falta  un poquito para entrar en una dinámica de necesidad de consumo crónica, progresiva, e irreversible) si pueden optar por esta alternativa, e incluso mejor si ese «menos» es casi nada o nada.

Pero los que somos enfermos alcohólicos, cualquier intento de moderar, beber menos, o controlar siempre será temporal. La enfermedad, al final, siempre nos manejará. Por lo tanto es un esfuerzo en vano (son experimentos condenados al fracaso) que no va a servir de nada más que sufrir por no poder beber lo que se desea en realidad.

¿Alternativa? ¡Tratamiento!

Comprendo perfectamente que cuando alguien se ve apurado u obligado por las circunstancias intente rectificar «a su manera» pero ese no es el camino.

Cuando se ha enfermado, hay que dejarse ayudar.

1 Comment

  1. Martin James en Facebook el 11 enero, 2016 a las 5:50 am

    Si uno ha enfermado su mente le autoengañara haciendole creer que puede controlar sus dosis, rebajar su consumo o espaciar los dias entre los que bebe.Leer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.