Beber a escondidas

Beber a escondidas se está convirtiendo en una forma de consumir mucho más peligrosa de lo que en un principio aparenta y que se está extendiendo en muchos perfiles que huyen del estereotipo de bebedor social, que suponiendo el mismo o peor riesgo de enfermar al pasar desapercibido, cuesta más de detectar.

Esta tipología tiene muchas desventajas y es la más sorprendente por varias razones:

Suelen ser personas a las que no se «etiqueta» fácilmente de alcohólicas porque no vemos su consumo o no podemos comprobarlo, sino simplemente sospecharlo (compran a escondidas, por supuesto. Ocultan los envases., reconocen que beben «un poco» por lo que no niegan beber de vez en cuando, aunque ese de «vez en cuando» sean litros diarios).

Tampoco suelen ser personas de larga trayectoria alcohólica (no llevan años bebiendo sino que han empezado tal vez más tarde de la media)

No consumen para relacionarse o interactuar sino más bien como efecto «medicación» para paliar la soledad, depresión, tristeza, etc.

Los perfiles suelen ser muy dispares y diferentes. No son sencillos de catalogar (es una forma muy propia de alcoholismo femenino en personas de edad mediana tirando a mayor que viven a solas pero también se están incorporando a esta «moda» jóvenes denominados «frikis» que son capaces de encerrarse en su habitación con el ordenador,la tele o videojuegos y tirarse horas consumiendo litros)

No montan escándalos y sus consecuencias son muy diferentes a los bebedores a los que estamos acostumbrados a ver (Por ejemplo, no tienen accidentes de tráfico o peleas con violencia porque están recluidos y con pocas opciones a que suceda pero si pueden tener otra clase de accidentes, especialmente domésticos, como caídas, quedarse dormidos con el fuego encendido, etc.)

El alcoholismo nos está ganando la guerra por todos los flancos. Ya no hace falta ser un borracho, un tío que bebe todo el día y que se le nota o alguien que cada vez que bebe pierde el control y monta escándalos transformándose y ridiculizándose. Hoy en día van «adquiriendo» terreno otras modalidades de consumo más camaleónicas que pasan más desapercibidas y en perfiles de personas que jamás hubiéramos imaginado.

Al final, se beba como se beba, si se enferma …se acabará por padecer la misma enfermedad tanto uno como el otro, independientemente de las cantidades, las frecuencias, el género, la edad, etc. y siguiendo un patrón de conducta muy característico de la enfermedad: mentiras, autodestrucción, aislamiento, negación de la misma, tramas y manipulaciónes para conseguir la dosis, abandono y dejadez, pasividad o sedentarismo, etc.

4 Comments

  1. Lola Puya Rey en Facebook el 9 enero, 2016 a las 8:38 am

    Totalmente de acuerdo.

  2. Miguel Frontera Coll en Facebook el 9 enero, 2016 a las 9:20 am

    Beber a escondidas,es una alarma que se esta muy en peligro,pero y ponerse en manos de gente especializada..

  3. Martin James en Facebook el 9 enero, 2016 a las 11:25 am

    Al final bebia a solas en casa, era mas barato y salir me parecia una mierda, odiaba a la gente y no queria tener contacto con nadie, me pasaba horas delante del ordenador como un friki intentado conocer gente por chats, siempre escondiendome deLeer más ..

  4. Azucena Larrea en Facebook el 9 enero, 2016 a las 1:13 pm

    Plenaso gul gul que rico vaso de agua y sigue tu vida, no envenenes tu cuerpo y tu mente si no sabes disfrutar del sabor de un buen vino ron tequila no lo hagas amig@

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.