Uno de los grandes males del alcoholismo en esta sociedad no es la propia enfermedad en sí, sino el esfuerzo e interés creado y desmesurado en adulterar la información de sus consecuencias. Los jóvenes siguen el mismo aprendizaje, o aún peor, de minimizar y desdramatizar la gravedad de un posible consumo en abuso del alcohol.

Sin embargo, las personas que tenemos conciencia de la gravedad y enfermedad, que en realidad deberíamos ser los adultos, tendríamos que trasmitirle que por muy bien vendido y empaquetado que se les enseñe los efectos de diversión, ocio, gratificación y recompensa que aparente e inicialmente les ofrece el alcohol, no son más que una falacia y trampa que interferirá en su desarrollo y crecimiento personal en un futuro muy próximo.

Una vez en recuperación, necesitamos saber quiénes somos en realidad. El alcohol ha consumido nuestra autoestima, robado la dignidad, principios y valores.

Es en este momento u oportunidad cuando debemos aprovechar y aflorar nuestros sentimientos sin vergüenza ni temor a ser juzgados por lo que fuimos o hicimos, si no por lo que somos ahora, durante la recuperación. Es bonito llorar, decir “te quiero”, olvidar, perdonar, sentir, contemplar, expresar lo de dentro sin miedo y sin necesidad de aprobación ajena.

Una buena recuperación alcohólica debe ser seguida de una alta sensibilidad. La recuperación es un proceso de reparación vital en el que hay mucho que trabajar: el perdón, la culpa, la vergüenza, la vida que pudo ser y no fue, el daño emocional que sembramos.

Por eso, dejar de beber y pensar que automáticamente todo se va a solucionar no es más que una falacia de los sentidos, una mentira, una fantasía y una ilusión infantil e inmadura. Hay que saber sufrir, luchar, combatir, perseverar, esperar el momento, avanzar, evolucionar.

Después, si construimos la base de una recuperación tal vez lo que recuperemos sea nuestra propia vida y dignidad que dejamos por el camino, en cualquier barra de bar o dentro de una botella.

https://youtu.be/4JTSaJCim_g

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.