Autodestrucción

Consumir, sea cualquier tipo de drogas incluido alcohol, cuando es en abuso o descontroladamente, se convierte en sinónimo de autodestruir.

Sí, nos autodestruimos. Nosotros «solitos» sabiendo que ese consumo nos trae consecuencias incluso graves, seguimos haciéndolo.

¿No tiene sentido,no? Sí, tiene sentido. Tiene sentido porque quién te destruye ya no eres tu mismo sino la necesidad y esa necesidad se llama enfermedad.

Al enfermar emprendemos un camino con un billete de ida y no tenemos la vuelta «comprada». Un viaje al fondo del abismo, a la miseria y la nada. Un viaje … a ninguna parte.

Cuando estamos atrapados ya no vemos las señales de alarma ni tan siquiera las de ayuda. Entramos en una espiral en la que ya es muy complicado retroceder y nos limitamos a dejarnos llevar, avanzando y empeorando, hacia la destrucción física, personal, psicológica y social.

Por eso la importancia de dejarse ayudar y escuchar, convirtiendo lo que nos suena a reproche en amor. Porque por mucho que nos enfademos con las personas que nos quieren por vernos en ese lamentable estado que alcanzamos cuando hemos cruzado la linea que separa el consumo de la enfermedad, no dudemos que ellos siempre lo hacen porque nos aman.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio