Arrancadas de caballo, llegadas de burro.

Esta es nuestra forma tan características de hacer las cosas: Con mucha fuerza, empuje, ilusión, inmediatez, prisas para obtener resultados, … y al final acabamos siguiendo el mismo modelo y patrón de conducta; cansarnos y abandonar.

El alcoholismo es una enfermedad demasiado grave y compleja para tomarnosla cono frivolidad y sin respeto creyendo que es una «empresa más » que con un poco de esfuerzo y algo de voluntad, terminaremos por superarlo.

Siempre defiendo que antes de renacer en una nueva vida sin alcohol en la que nos sintamos felices y satisfechos por darle un vuelco a nuestra situación vital, antes hay que aceptar,tomar conciencia,y adquirir un compromiso con uno mismo tardemos el tiempo que sea o haga falta.

Por lo tanto, antes de entrar dejemos salir. No creo en la reconstrucción de una persona cimentada en la que había anteriormente,sino en la confianza de que hay que derrumbar y derrruir lo mal edificado ( las prisas, las apariencias, las demostraciones, la conducta alcohólica) y comenzar despacio aunque en ese inicio no sea como habíamos imaginado.

Un buen trabajo, se tarde lo que se tarde, puede conseguir que una vida se desligue del alcohol aunque el comienzo sea montando ya no en un burro, sino a lomos de una tortuga.

Esto no es como se empieza sino como termina y se mantiene.

No nos tomemos el alcoholismo a la ligera porque su recuperación es muy posible pero también muy complicada.

1 Comment

  1. Martin James en Facebook el 27 marzo, 2016 a las 5:23 am

    Es necesario derribar todos los muros de la antigua personalidad alcoholica para dar paso a un nuevo yo sin beber, a mi me ocurrio que tuve una gran resistencia a abandonar la sustancia y pese que llevaba un año no habia cambiado y bebi de nuevLeer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.