Algunos prefieren seguir engañados

A veces  es más  cómodo  vivir en la mentira que  tener que  afrontar  la realidad.

Con el alcoholismo, al ser una enfermedad  tan social  y difícil  de distinguir  entre la patología  o algo común  que hace «la mayoría » suele confundir  bastante  un diagnóstico  concreto.

Lo lógico, especialmente  por parte  del enfermo, es negarlo o querer  justificar  al máximo que  su consumo  no  es tan drástico  basándose  en la comparación  social.

Éste,intentará  convencer  y arrastrar  a los que  conviven con él, mintiendo  o haciendo  lo que  sea necesario para  demostrar  o aparentar que  lo que  le  sucede «no es para  tanto «.

Durante  este proceso se negará todo con el fin de evitar  el tratamiento  (esta palabra  significa el fin del consumo  y precisamente  eso es lo que  nunca deseará ).

Para ello se utilizarán todo tipo  de estrategias, manipulaciones, mentiras,y artimañas para mimizar y suavizar el verdadero  problema.

Este «camuflaje temporal «necesita de la complicidad de los demás.

Los familiares seran manipulados y corren el riesgo  de entrar en el juego  (trampa) de dejarse convencer y creer ciegamente en lo que dice el propio enfermo  y no las evidencias  de las conductas  y consecuencias.

De alguna manera, en este tipo  de situaciones, es más  cómodo  vivir  engañado para  no sufrir  o padecer  tanto,pero  eso no significa  que  por ello el problema  vaya a desaparecer.

En definitiva, adoptar la postura del avestruz  no ayuda,sino todo  lo contrario :retrasa el proceso  y aumenta el riesgo.[youtube]https://youtu.be/05_f4b4UHu0[/youtube]

1 Comment

  1. Martin Cifre James en Facebook el 6 agosto, 2015 a las 6:52 am

    La enfermedad representa un estigma social actual, esconderse o huir del problema no lo va a solucionar; mas bien no te enfrentaras al problema aduciendo excusas, o seguir malviviendo en la mentira.Leer más ..

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.