Y ahora, sin beber ¿Qué voy a hacer?

Mi respuesta personal es : ¡Todo! Sin beber podrás hacer todo y más. Cosas que jamás imaginabas que pudieras lograr, experimentar sensaciones que pensabas que ni existían, podrás contemplar en su más sentido literal y lo que antes te parecía algo insignificante te darás cuenta de que es una maravilla y una bendición. Te devorará la curiosidad, la inquietud, el afán por hacer cosas nuevas y hacerlas bien hechas, empezarás a conocerte de verdad y a quererte, reavivarás tu autoestima, verás a todas aquellas personas que tanto daño le hiciste y que padecieron junto a ti en los momentos de tu enfermedad como les cambia el semblante y sin necesidad de palabras observarás que tú eres muy importante y tus acciones influyen en los demás, te desharás de cargas pesadas, de personas tóxicas, de ambientes contaminados por la envidia,la falsedad, el rencor y odio reprimido, comenzarás a apreciar los detalles que te parecen más insignificantes pero son los que en realidad construyen una vida, te rodearás de personas de verdad, personas que no sólo son de carne y hueso sino también que tienen alma, sin beber … volverás a vivir.

Este es un breve resumen de la infinidad de vivencias que sentirás al dejar de beber.

Comprendo perfectamente la angustia del planteamiento cuando estamos enfermos porque esa idea es la primera que me vino a mi cabeza. Sólo comprometerme a «intentarlo» con ayuda pero sin estar convencido, los pensamientos negativos y obsesivos que me llamaban desde la botella eran similares a este: «¿Qué voy a hacer’, ¿Cómo me voy a divertir? ¿¿Cómo me relacionaré con las otras personas?, ¿ Qué haré en las horas libres en las que estaba acostumbrado a consumir?, ¿Cómo reaccionaré si no voy colocado?, ¿Cómo aceptaré que soy enfermo?, ¿Seré enfermo de verdad?,…»

Todo eran «preguntas trampa». Planteamientos para que cediera a ese intento de recuperar mi vida y regresara al infierno del alcohol.

En la enfermedad del alcoholismo no sirve la cultura tradicional popular aplicada e interpretada desde la perspectiva alcohólica. El «Vale más lo viejo conocido que lo nuevo por conocer» no es cierto. Lo «viejo conocido» hay que enterrarlo, y sobre «lo nuevo por conocer», creo que debemos empezar por conocernos a nosotros mismos que hace muchos años que por culpa del consumo, dejamos de hacerlo.

4 Comments

  1. Rosa Gallego Massanet en Facebook el 16 marzo, 2016 a las 6:36 am

    Todos Re-Nacemos otra vez!! Bdías grupo!! Nadie nos dijo que vivir iba ser fácil…siempre, adelante!! Un abrazo.

  2. Elena Guisado en Facebook el 16 marzo, 2016 a las 7:25 am

    Empecé a beber a muy temprana edad y todo lo hice con el alcohol,pero también muchas cosas no hice por beber.Cuando deje de beber la idea de llevar una vida normal y tranquila,me parecía aburrida.Leer más ..

  3. Enrique Román Martinez en Facebook el 16 marzo, 2016 a las 8:56 am

    Buenos días, es cierto que cuando yo deje de beber me encontraba perdido, es cierto que cuando yo deje de beber, estaba confuso.Leer más ..

  4. Bali Arcas Garcia-Delgado en Facebook el 16 marzo, 2016 a las 10:53 am

    Por mi propia experiencia, ahora sin beber, VIVO!!!

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.