Agoreros,los justos

 

¡»Esta gente nunca cambia, nadie se cura del todo, es muy difícil, casi todos vuelven a beber,…!»

Este tipo de mensajes negativos y estereotipos de cultura barata popular con prejuicios infundados,no hacen más que desanimar y anular a todos esos valientes (por muy drogadictos o alcohólicos que seamos no debemos olvidar nunca que somos enfermos y principalmente personas) que intentan salir del pozo o del infierno.

Agoreros,los justos. Sí,agoreros:esos tipos que solo predicen desdichas,son pesimistas,y hablan gratuitamente (osea,sin tener ni puta idea).

Es cierto que esta enfermedad es muy compleja y la ayuda tiene que ser multidireccional y en consenso (de médicos,psicólogos,educadores,familia,entorno,amigos,personas que hayan pasado por lo mismo,y por supuesto,la de ellos mismos). Esta complejidad y dificultad enorme que existe empezando por el propio enfermo al que le cuesta una barbaridad reconocer y aceptarse como tal,hace que las personas que lo intentan sean muchas menos que las que en realidad lo necesitan,e incluso su posibilidad de éxito disminuye mucho al tener que recuperarse y seguir interaccionando en una sociedad que minimiza e infravalora las consecuencias del alcohol.

Pero no por ello hay que rendirse o tirar la toalla antes que iniciar el proceso,porque muchas personas han salido de este infierno y hoy en día llevan una vida organizada y completamente normal.

Desde aquí me gustaría mandarle un recadito a todos esos que ya juzgan antes de ver los resultados: Que piensen que ese enfermo sobre el que «apuestan» no es un extraño,sino que imaginen que es un familiar al que quieren muchísimo. Seguro que la perspectiva y el lenguaje cambian.

 

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.