Renacer como el ave fenix

Nunca está todo perdido, y menos con el alcoholismo o drogadiccion. Todos podemos ser una ave fénix : aquella que perecía quemándose y resurgía de sus propias cenizas.

Evidentemente la motivación y la confianza son imprescindibles para lograr tal hazaña, pero para aquellos escépticos o incrédulos, muchas personas se recuperan y salen adelante en un mundo donde las drogas y alcohol no tienen cabida.

Socialmente la tendencia es pensar que salir de esto es muy difícil, sin embargo es una ilusión que ha terminado por convertirse en un cliché o estereotipo: mucha gente se rehabilita y se recupera cada día aunque los que no lo hacen o lo consiguen “hacen más ruido” o tal vez sean más vistosos.

Nunca hay que dejar de creer, no hay que desfallecer, rendirse nunca es una puta opción. Hay que trabajar duro, con fuerza y energía, perseverancia y tenacidad, hay que dejarse ayudar, colaborar, poner el máximo de nuestra parte, y nunca,nunca, pero nunca perder la esperanza de que es posible conseguirlo..

Que cada día salgan más aves fénix y resurjan para quedarse definitivamente en el planeta vida.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies