No soy culpable de haber enfermado pero sí responsable de mi recuperación

«Uno no puede arrastrarse por el suelo cuando tiene la capacidad de volar» Hellen Keller

No tengo vergüenza de ser un enfermo alcohólico. No me siento culpable y no voy a hacerlo jamás de tener una enfermedad. Sería absurdo e inapropiado para poderme recuperar.

Eso no significa que no me haya arrepentido muchas veces de cosas que hice en mi pasado cuando consumía y de cómo pude comportarme.

Nunca pretendo justificarme y, de hecho me dan mucha rabia los oportunistas que aprovechan una enfermedad como esta para disculparse y echar las cargas o culpas amparándose en ella.

Yo soy yo y mis consecuencias. Apechugo con todo lo que hice y pasó, y lo que esté en mis manos y pueda arreglarlo, lo intentaré hacer. Pero insisto, no me avergüenzo de estar enfermo.

Por otra parte, así como pienso de esta manera también «me exijo» recuperarme, Creo que además de debérselo a muchas personas, principalmente me lo debo a mí.Es mi responsabilidad:única y exclusiva.

Entiendo que la carga del pasado puede ser muy pesada a la hora de emprender y tener ilusión de llevar una vida digna en el presente y futuro, pero considero que todos los alcohólicos debemos optar a una vida sin apoyarnos en el alcohol. Como mínimo, para recuperar la dignidad que en alguna barra de bar nos bebimos algún día.

«Aparquemos» la culpabilidad y apelemos a la responsabilidad. Puede que muchas cosas no se solucionen y no tengan arreglo, pero lo que sí es seguro si dejamos de beber, es que al menos …no vamos a empeorarlas

.

 

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies