No se puede caer bien a todo el mundo

Los qué padecemos alcoholismo, bastante tenemos ya con nuestra grave enfermedad para ir por ahí abriendo frentes y afrontar situaciones tóxicas innecesarias.

El alcoholismo es muy grave, es crónico e irreversible: no te puedes despistar ni un instante porque por muy alto que hayas subido y años hayan pasado …una sola copa te devuelve al pozo.

Hay que concentrarse, ser inteligente y astuto con y para la enfermedad, conservando nuestra energía en combatirla y alejar cada vez más esa necesidad imperiosa de consumir y esa ansia de buscar el efecto. De este modo, dosificando la energía en lo que de verdad importa, tendremos muchas posibilidades de éxito.

Personalmente procuro siempre mantenerme alerta y acordarme de donde vengo. Al principio me llamaron obsesionado, pero no estoy obsesionado, sino concentrado.

Tengo muy clara mi guerra y no me desgasto en otras. De esta manera siempre mantengo la referencia del motivo por el cual lucho. Y tengo todavía más claro, que no es posible estar en dos guerras a la vez, ni caer bien a todo el mundo

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.