Miedo

No se puede vivir constantemente con miedo, porque eso es más bien existir que vivir. Da igual que el alcohol nos proporcione la sensación de seguridad porque no es más que una falacia de los sentidos. El vacío existencial no se llena con bebida, sino con vida.

El sentimiento de culpa, la vergüenza y la falta de autoestima son muy lógicos y con sentido en personas de larga trayectoria de abuso y mal uso del alcohol. Pero, aunque sea así, sigo pensando y me reafirmo en que para avanzar hacia adelante hay que olvidar el pasado y sólo echarle un ojo para recordar de dónde venimos.

Recuperarse no es simplemente dejar de consumir, evitar ambientes, situaciones tóxicas y seguir viviendo como si no pasará nada. Sino que en la recuperación alcohólica hay que pasar por un proceso de reconstrucción de varias fases para aprender a vivir sin beber y entre ellas, la más importante es quererse a uno mismo y para ello sólo se llega perdonándose.

La recuperación puede ser dura y sacrificada, pero es hermosa y gratificante porque cuando aprendes a vivir sin alcohol u otras substancias y a superarte venciendo tus propios miedos avanzando y haciendo las cosas bien, muy poco te importan las adversidades por el simple hecho de que ya no tienes temor a afrontarlas tal como eres.Creo mucho en la ayuda para recuperarte de una enfermedad tan compleja y sobre todo creo en el agradecimiento a la vida misma.

Ser agradecido es tener buena memoria. Es recordar el esfuerzo y la lucha interna que has tenido que pasar para renacer de tus propias cenizas y reconstruirte volviendo a aprender a ser persona.

Para ver el vídeo pincha en el enlace o en la imagen

https://youtu.be/HD9YVfeVtow

 

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.