La senda del programa

No pienso decir lo que los demás pretenden escuchar, ni mentir u ocultar la cruda realidad. El alcoholismo es una enfermedad muy grave, muy extendida, es crónica e irreversible. Sólo existe tratamiento, no cura.
Así como enfermar es un proceso (nadie enferma por unas borracheras), la recuperación también lo es (nadie se recupera por el simple hecho de permanecer un tiempo abstinente).

Decir que es fácil recuperarse de alcoholismo es frivolizar y hablar sin tener ni idea. Lo que puede ser aparentemente sencillo es mantenerse en abstinencia y estar un tiempo sin beber. Pero cambiar tu aprendizaje social de décadas, tu mentalidad y tu forma de enfrentarte a la vida cuando siempre lo has hecho apoyándote en el alcohol no tiene nada de fácil. Detrás de todo ello hay un proceso muy complejo que requiere de mucho esfuerzo, trabajo, sacrificio, comprensión, y firmeza.

Debemos centrarnos y concentrarnos.
Cuando nos preguntamos si será tan difícil y complejo salir de las garras del alcohol, la respuesta está más en la intención que en el propio planteamiento.

Cuando lo hemos intentado todo para dejar de beber y no lo hemos conseguido es porque no lo hemos hecho bien o como era debido.
Hay quién piensa que existe un manual para hacerlo el cual te dice todos los pasos, para así de este modo “curarse”. Nada más lejos de la realidad.

La ayuda es muy necesaria, las estrategias, el aprender a disociar, las herramientas, habilidades sociales, autoconocimiento, detección de alarmas, son los factores que debemos utilizar correctamente y en su justo momento, pero sin la actitud y predisposición nuestra, todo resultará en vano.
Parece sencillo, pero para un alcohólico es una tarea de mucho esfuerzo, trabajo, sacrificio, disciplina y perseverancia.

La rehabilitación es la recompensa

Visita nuestro vídeo pinchando en el enlace o en la imagen.

https://youtu.be/bG53FuESUj4

 

 

 

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.