Incomodar

Ese es el concepto más apropiado para definir nuestra conducta cuando tenemos problemas de alcohol: Incomodar

Nuestra actitud chulesca y prepotente de ir intoxicado creyéndose ir un escalón por encima de los demás, nuestra manera de crear conflicto continuamente, nuestra soberbia y arrogancia pensando que los demás deben estar pendientes de nosotros y resolvernos las circunstancias como si tuvieran la obligación, y nuestro egoísmo que nos hace capaz de vender a nuestra madre por una copa más … es en lo que nos acabamos convirtiendo los enfermos alcohólicos.

Ya no damos ni lástima ni compasión, ni tan siquiera eso. ¡Molestamos, incomodamos y hacemos sentir incómodos a los demás!

Da igual las excusas o justficaciones que se quieran poner, pero esa es la dura y triste realidad. Todo el mundo acaba harto de nosotros que incluso hasta nosotros mismos también lo hacemos sin llegarnos a soportar.

Un alcohólico o una persona que abusa constante y frecuentemente del alcohol o que pierde el control cuando consume, es simple y llanamente lo que acabo de describir: alguien con quién nadie quiere estar, compartir, y tristemente en muchas ocasiones, amar.

¿La solución para dejar de incomodar? La de siempre: ponernos en tratamiento.

 

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.