Tal vez hayamos visto muchas películas o la palabra terapia esté en desuso y confunda. Ya no digamos “terapia grupal”, que al implicar un colectivo se generaliza más, pero la cuestión es que la realidad sobre la conciencia y la comprensión de estos grupos está totalmente ignorada por el grueso de la sociedad.

El hecho de poderse reunir con personas que padecen el mismo problema y comparten las mismas experiencias, que sufren la misma ansiedad y angustia por estar esclavizados y tienen la misma dificultad que nosotros no nos curará, pero como mínimo nos enseñará que no somos el ombligo del mundo y que nuestros problemas no son exclusivos.

El efecto espejo: vernos reflejados e identificarnos con hábitos, conductas y comportamientos porque tenemos un problema común, es la mayor escuela que existe para el aprendizaje, las estrategias y la comprensión para solucionar el qué, por qué y cómo.

Las fases del proceso de la recuperación – que a su vez es meta y objetivo a alcanzar son las que son y punto. Buscarle atajos, alternativas diferentes para reducir el esfuerzo y similares, no es más que excusa o en su defecto, ambigüedad.

Así como existe un proceso para enfermar también lo existe para recuperarse.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.