Fuerza de voluntad necesaria pero no suficiente.

Se puede dejar de beber y estar abstinente a base de fuerza de voluntad, pero si realmente se pretende hacer una buena recuperación, habrá que trabajar muchas más cosas para complementar el proceso.

¿Qué tipo de cosas? Muchas, muchísimas. Sin embargo la más importante será la comprensión de la enfermedad, sabiendo que nos pasa realmente cuando estamos enfermos de alcoholismo y tenemos la necesidad imperiosa de consumir.

Hay que trabajar aspectos como la disciplina, la activación, el re-aprendizaje sin sustancias, la perseverancia, etc. manteniendo siempre la ilusión y evolucionando a la vez a través de un crecimiento personal.

En resumen, dejar de beber pero aprender a ser felices por ello.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies