¿ El enfermo más advertido y avisado?: El alcohólico

Los alcohólicos podemos rozar la tragedia o vivirla muy de cerca que el susto, en lugar de hacernos frenar los consumos, los aumenta.

Parece complicado lo que he mencionado pero es mucho más sencillo de lo que parece. Cuando nos sucede algo desagradable (violencia, conflicto, accidentes, etc) consecuencia del consumo, en lugar de decidir dejar de beber preferimos continuar haciéndolo porque eso nos alivia y anestesia manteniendo así la conducta permanentemente. Cada vez se nos hará más difícil dejarlo porque a la vez, pensamos que “en un futuro” aprenderemos a controlarlo y ya no nos volverá a suceder.

La vida, las circunstancias, la gente, el mundo, nuestro entorno y nuestros familiares no dejan de advertirnos de un final trágico o consecuencias irreparables como continuemos de esta manera pero a pesar de ello, continuamos bebiendo haciendo caso omiso.

Es muy cierto que no hay mejor sordo que el qué no quiere escuchar.

Nos advierten y avisan incluso durante décadas pero no nos lo creemos.

Por eso, en el titular, he mencionado que no creo que exista una enfermedad cuando comienza o se está en fase de contraerla, se haya advertido tanto como la nuestra, el alcoholismo, y a pesar de ello hayamos continuado desafiándola como si fuéramos inmunes y a nosotros nunca nos fuera a pasar.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.