El amplificador

A pesar de la fácil asociación de beber alcohol con diversión,juerga,ocio y entretenimiento,el significado para una persona enferma de alcoholismo sobre la palabra “felicidad” es muy diferente.

Si a cualquier persona no enferma le preguntáramos,seguro que las respuestas serían muy diversas:desde lo económico,laboral,familiar,éxito,etc.

Pero para un alcohólico la palabra significa PAZ.

Los alcohólicos somos alcohólicos durante las 24 horas del día y a pesar de esa apariencia de alegría que podamos mostrar en público cuando vamos bajo los efectos eufóricos de la sustancia,en realidad nuestra cabeza es un infierno pleno de amargura,frustración,y tortura permanente.

Somos enfermos mentales,conductuales,comportamentales. Cuando hemos enfermado olvidamos los conceptos tan sencillos y hermosos que la vida nos ofrece,como son la paz,la tranquilidad,el bienestar…

Una vez cruzada la linea,entramos en un mundo en que esas sensaciones desaparecerán para toda la vida sino le ponemos remedio.

Después de casi tres décadas consumiendo y dependiendo del alcohol más que el aire para sobrevivir,la recompensa más grande que voy obteniendo en la recuperación eterna es recuperar todo aquello que el alcohol me robó:Dormir bien,hábitos saludables,buena alimentación,quitarme personas y ambientes tóxicos,vivir sin mentiras,tramas,remordimientos o culpabilidad,y por supuesto evitar al máximo, en lo posible que sea,los conflictos. Eso no tiene otro nombre más que Felicidad. Pura felicidad.

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies