Cuando la mente se empapa de alcohol

 

“Quien ama el peligro,en él perece” Eclesiastes3,27

Aunque las metáforas sean muy similares,como en este caso una carrera y en otras un camino,la idea es anticiparse a lo que viene visualizándolo. Es la única forma que no nos coja por sorpresa.

Partir de la nada (porque eso es el punto desde donde partimos todos los alcohólicos;el cero) y querer llegar a una meta (permanecer en la recuperación eterna) es una larga carrera llena de todo tipo de obstáculos y adversidades que hay que sortear sin apoyarnos para nada en el alcohol.

A priori parece sencillo,y sobre la teoría,más. La realidad es otra muy distinta,como todo lo que envuelve el mundo del alcohol. La carrera es larga,de fondo. Estamos en la moraleja de siempre:de las fábulas,de las experiencias,de las personas sabias que un día supieron correrla. No Consiste en salir con mucha fuerza para desfondarnos a la vuelta de la esquina,sino en llevar el ritmo que más le conviene a cada uno,la velocidad que sea necesaria,y por supuesto,la perseverancia de luchar para llegar.

A pesar de que se nos dice y advierte continuamente,todavía muchos alcohólicos en pleno proceso de aprendizaje y rehabilitación,se olvidan. La voz alcohólica de nuestro interior nos llama y nos dice: “Tú,a lo tuyo. Esos dicen tal o cual porque no saben hacerlo de otra forma.” No nos damos cuenta y,aunque permanezcamos abstemios …ya tenemos la mente empapada de alcohol. Será cuestión de tiempo volver a beber.

En la recuperación no hay que tener prisa,no hay que demostrar nada a nadie que no sea a uno mismo. hay que trabajar,trabajar,y trabajar:reflexionar,interiorizar,gestionar el tiempo,aprender a manejar las pautas,y nunca,nunca,nunca,por muy cansados o agobiados que estemos,…desfallecer.

Cuando la mente se empape de alcohol,…¡A secarla rápido![youtube]http://youtu.be/T00eJSQimIk[/youtube]

 

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para escribir un comentario.